Paso Once CIV, Poder Superior II

Prestar a mi Poder superior. Contar con él para todos mis momentos malos, también para dejárselo a los que están conmigo, si lo aceptan, en sus momentos malos. Mi Poder Superior tiene la capacidad de sanar, después de un rato en contacto con él, tiene la fuerza de devolvernos la calma, la serenidad y el equilibrio para ver las cosas de otra manera, menos dramática. Cuando alguien que está conmigo se encuentra mal, no necesito hablar, me basta con llevarle ante él o ella, La Naturaleza, para que volvamos a recuperar la buena relación. Solo necesitamos tiempo, darnos el tiempo suficiente para conectar con ella, y dejar que vayamos recuperando la buena relación y el amor que nos une.