Paso Once XC, perder

Con la práctica de los Doce Pasos he cambiado el sentimiento de pérdida. Antes, perder algo que tenía, algo que iba ha hacer, un viaje, mi ciudad, personas queridas, todo esto me producía un sentimiento de desastre. Ahora puedo ver que ponía en lo que tenía todo mi bienestar, cuando lo que realmente me sucedía es que me había perdido a mí mismo; intentaba llenar ese vacío con cosas, lugares, personas. Ha sido desde que comencé a practicar este Paso Once cuando he podido ser consciente de que al que había perdido es a mi niño interior, a mí mismo. El camino de la sanación es el que me conecta con él, al sentir que lo he recuperado comienzo a tener menos tristeza, añoranza, ya no siento que lo que he perdido desencadena un desastre. Recuperar a mi niño interior, cuidarle, mostrarle mi afecto, ayudarle a que supere el temor a mostrarse como es él, protegerle, acompañarlo, hace que sienta que me he recuperado a mí mismo, ahora puedo disfrutar más de la vida al haberme liberado del temor a perder cosas, lugares, personas. Conectar con mi niño interior me acerca a la buena vida.