Paso Once XCIII, Ser fiel a mí mismo

Complacer puede ser, es, tóxico si antepongo los deseos de los demás a los míos o si me dejo llevar por sus deseos y no hago caso a mi sano juicio, el que me dice lo que me conviene. Si mi vida consiste en complacer la vida de los demás, entonces aparece la codependencia, dejo de ser fiel a mi mismo.